tendencia viral

Las redes sociales son uno de los recursos más poderosos con los que cuenta una estrategia de marketing digital ya que asegura presencia, genera conversación y crea una conexión directa entre marca y consumidor.

La gran diferencia de cómo se hacían las cosas antes y cómo se hacen ahora en materia de publicidad, es la raíz de las tendencias. Antes los publicistas dictaban las temáticas que le daban la vuelta al mundo, invirtiendo enormes sumas de dinero para hacer que sus campañas estuvieran en todas partes.

Hoy en día solo basta un meme, un video casero, o un caso de injusticia registrado en redes sociales, para que el mundo entero se torne sobre esa situación y la convierta en una tendencia viral. En una red como Twitter por ejemplo (la 4ta red más utilizada en México), la conversación esta marcada completamente por los acontecimientos más relevantes que están sucediendo en el momento.

El contenido en redes es un ente vivo que se mantiene en movimiento constante, y las marcas han buscado la manera de sumarse a las tendencias virales desde el surgimiento de este fenómeno.

Si no logran subirse a la tendencia, siempre está la opción de crear la tendencia, tal como hizo recientemente la famosa cadena de restaurantes IHOP (International House of Pancakes), la cuál cambió su nombre a IHOB (International House of Burgers). La intención era capitalizar el horario nocturno con su menú de hamburguesas, productos que usualmente pasaban desapercibidos, opacados por la enorme fama de sus hot cakes matutinos.

Obviamente esperaban que este cambio formara parte de la conversación en redes sociales, dado que anunciaron su nuevo nombre en Twitter, lo que fue una sorpresa que, además de la reacción del público, recibieron también la respuesta de otras marcas, lo que llevó la conversación a un nivel de exposición aún mayor.

Con la intención de sumarse a la broma que el público general ya estaba comentando, varias marcas participaron en el juego y “trollearon” a la compañía después de la publicación de su nuevo nombre.

Burger King por ejemplo cambió temporalmente su foto de perfil a una en la que se llamaba a sí mismo Pancake King. Netflix bromeó con la idea de cambiar su nombre a Netflib, mientras que  Chillis fue un poco más lejos y dirigió un golpe directo a la recién renombrada cadena declarando que sus hamburguesas eran superiores a las de IHOB.

Aunque no todas las reacciones a este anuncio fueron favorables, lo que no se puede negar que fue enteramente positivo fueron los resultados de esta arriesgada jugada. IHOP, ahora IHOB estaba en boca de todos, y por un día se convirtió en trending topic a nivel internacional.

Otros eventos como la victoria de Corea del Sur sobre Alemania en la primera fase del Mundial Rusia 2018 hablan mucho de lo que más marcas pueden hacer con una noticia se vuelve tendencia. Por ejemplo, la fabricante coreana de autos, Kia, ofreció bonos adicionales de 5,000 pesos por cada gol de Corea; Nikkori Sushi, por su parte ofreció entradas gratis a todos los coreanos como agradecimiento por la victoria que “ayudó” a México a pasar a la siguiente fase de eliminatorias.

Estas maniobras resultaron en un crecimiento explosivo en la interacción de redes sociales para las marcas que optaron por subirse a esta tendencia viral.

Se debe tener cuidado, sin embargo, de los acontecimientos a los que vas a ligar tu marca. Los temas sensibles, o con potencial de herir sensibilidades, son un NO definitivo, sin importar la oportunidad que representen ni cuan mínimo sea el riesgo. En la época de la corrección política hasta el mínimo error puede ser castigado por las hordas de usuarios listos para destruir a cualquiera que se atreva a ser políticamente incorrecto.

Un ejemplo de esto fue lo que le sucedió a la marca de chocolates Crunch en 2014, cuando en un aparente intento de conectar su marca con la noticia del momento (la desaparición de 43 estudiantes en el municipio de Ayotzinapa), lanzaron un tweet muy desafortunado que termino por darle “crunch” a su propia campaña.

Después de una lluvia de críticas por la falta de sensibilidad la marca se disculpó y aseguró que su seguridad había sido vulnerada. Sin embargo el daño ya estaba hecho y la marca se volvió tendencia por todos los motivos equivocados.

De esta manera se demuestra que si bien es positivo aprovechar los sucesos mundiales para entrar en la conversación y ganar visibilidad, esto debe hacer con sumo cuidado y considerando todas las posibilidades que se puedan dar alrededor del tema, para evitar ser la tendencia equivocada.