marketing para colegios

La competencia de servicios de calidad es cada vez más reñida en todos los ámbitos, incluso en el marketing para colegios. Nuevas opciones educativas surgen cada día y las instituciones establecidas redoblan sus esfuerzos por mantenerse relevantes.

El terreno de la educación es un asunto sensible, no estamos vendiendo la idea de que nuestro producto es mejor que el otro, estamos tratando de convencer al mercado de que nuestra escuela es sólida, confiable y que proveerá de las herramientas necesarias para garantizar un buen futuro a sus estudiantes.

Por eso aquí te presentamos 5 puntos básicos que el marketing escolar debe considerar.

1.  Valores primero

Antes de iniciar a comunicar una marca educativa hay que entender a tu cliente y al mercado. La gente que busca un colegio no tiene el mismo sentido de inmediatez que la gente que busca una televisión o un servicio de transporte. Son personas que van a planear cuidadosamente para escoger la opción que asegure el mejor futuro para sus hijos.

Uno pensaría que lo primero a lo que ponen atención los padres de familia es a la calidad del programa educativo que puede verse en su plantilla, sus recursos y su plan de estudios, pero no es así. El primer aspecto que van a considerar los padres de familia antes de investigar más a fondo a una escuela, es que su sistema de valores esté alineado con el suyo.

No muchas instituciones consideran esto y debido a esta omisión pierden muchos prospectos que podrían elegirlos como la escuela para sus hijos. Al momento de planear tus contenidos, el incluir un apartado para declarar los valores de tu institución no solo te hace ver como un organización más seria y confiable, te abre la posibilidad de llegar a todas las familias que alinean su sistema ético con el tuyo.

2. Resalta tu modelo educativo

El plan de estudios es la columna vertebral de tu institución y lo siguiente que todo padre de familia inteligente va a revisar antes de decidir si va a elegir tu colegio para la formación de sus hijos.

Hay que dedicar un apartado de tus contenidos no solamente a describir  las materias que ofreces, sino a justificar por qué lo haces. ¿Qué beneficios ofrece tu modelo educativo y enfoque curricular? ¿Cómo va a ayudar a formar a niños y jóvenes para que tengan un buen futuro, aprendan a trabajar en equipo y aporten en sus comunidades, su país y el resto del mundo?

No es necesario que publiques todo, pero si debes decir suficiente como para que tus futuros clientes tengan una buena noción de en qué consiste tu oferta educativa.

3. Nunca precio, siempre inscripciones

La educación privada suele ser un producto para la clase media y alta. Pero si empiezas a publicitar con la etiqueta del precio al frente, vas a dar una imagen innecesariamente pretenciosa, además de ahuyentar futuros clientes que podrían acceder a pagar el costo si los convences con las demás bondades de tu servicios.

El mejor contenido para promocionar a una institución educativa es emocional e inspiracional, el que hace que la gente piense en los beneficios para su familia a futuro, no en la cantidad que va a tener que invertir para conseguirlos.

4. La ubicación sí importa

Agregar datos de ubicación de tu plantel y mapas que indiquen cómo llegar a éste es importante sin importar el giro de tu negocio, pero en el caso de los colegios se vuelve indispensable. Para los padres de familia, es fundamental conocer la comunidad alrededor del colegio donde sus hijos van a pasar una gran parte de su tiempo.

La locación de un colegio es parte de su imagen, una que los padres van a considerar entre sus primeros criterios para elegir una escuela para sus hijos.  Si el lugar donde se encuentra tu plantel tiene un diferenciador más allá de lo básico (accesibilidad, seguridad y conveniencia), explotarlo te hará más fácil estar por encima de tus competidores.

5. No te olvides de las redes

Con la generación Millenial ya llegando a la etapa en la que se convierten en padres, las redes sociales son un punto crítico de comunicaciones. A diferencia de otros productos y servicios, las redes sociales de instituciones educativas deben cumplir el propósito de comunicar y generar conversación.

Los objetivos principales de una red social para colegios deben ser:

  1. Generar confianza en los padres de familia
  2. Incentivar las inscripciones
  3. Ser un canal abierto para resolver todas las dudas de los prospectos y clientes

Las redes sociales también deben ser un ejemplo de los valores de la escuela, hay que manejar con cuidado los temas que vamos a incluir en ella. La regla de oro es: Si sirve a los mejores intereses del alumnado, la comunidad y los padres de familia, publica el contenido. Si no, revísalo hasta que se ajuste a estos parámetros.

Hacer marketing y publicidad para instituciones educativas es todo un reto, pero atendiendo estas indicaciones puedes al menos cumplir lo básico para competir en este rubro.